EL CONCEPTO DOCENTE. ENTRE LO BURDO Y LO ESTRAFALARIO.

img-01-038111c0-47f7-4614-9a57-459a1bfec83cMartin Heidegger, notable filósofo alemán del siglo XX, sostiene en su pensamiento que el ser, ha sido olvidado y sometido al dominio de la cosificación, al de los entes. Esta idea, presentada allá por 1927 en su obra Ser y Tiempo, sigue en plena vigencia cuando el capitalismo bajo el cual vivimos, continúa a diario poniendo a lo material por encima de lo humano. La educación, parte vital del mecanismo de reproducción de desigualdades del reinante capital, no escapa al proceso de cosificar a los sujetos, y los docentes son víctimas igual que sus alumnos. Una de las maneras de ejercer poder sobre los educadores, es el famoso concepto docente. En su libro Vigilar y Castigar (1975), bien dice Michel Foucault, brillante analista de las formas de ejercicio del poder en la sociedad, “poder, es saber”, y hacerles creer a los profesores que, con una listita de ítems con calificación numérica del uno al cinco, se mide su desempeño laboral, es vender gato por liebre. Es otra simple forma de poner a los sujetos en su lugar en la estructura, de cosificarlos, haciéndolos medibles y mesurables, considerando aspectos que van de lo burdo a lo patético, pasando por lo ridículo y lo incomprobable sin escalas, creando una idea de que se supervisa la práctica docente.

Algunos directivos, cortos de contenidos y entregados al sentido común que en general es primo hermano de la ignorancia, pueden llegar a defender estos métodos, e incluso usarlos como una forma disciplinaria, y actuar en pos de los intereses del sistema. Pero ellos también son víctimas, y responden a lo que la sociedad capitalista y material demanda y exige. Nótese un ejemplo claro: los eximios pero desopilantes hombres del ministerio de educación, tienden a cambiar sistemas de planificaciones docentes cada año, haciendo que, los que están en la verdadera tarea de educar, tengan que perder tiempo valioso, modificando cuestiones irrisorias y nimias, que no mejorarán la educación en absoluto. Pero he allí, una jugada magistral del sistema. En el capitalismo, el tiempo de las personas debe estar en la mayor parte posible, al servicio de la estructura. Así, la persona no tiene tiempo para pensar y cuestionar, sino solo para obedecer y cumplir. Se pierden horas en talleres y jornadas maratónicas, pasando planificaciones del cuadrito a la listita y luego viceversa, y la educación sigue igual. Sin embargo, cuidado, porque alguno puede indicar que hay que cambiar el número de año a la planificación y entregarla calcada, pero, ese mismo sujeto cosificado, será el que luego tenga altura para calificar con puntos menos, en el ítem del concepto que atañe a la cuestión.

Ahora la pregunta es: ¿Y los alumnos? Bien gracias. El sistema educativo los pone como corresponde, siempre en el último lugar. Porque ahí está el eje de este asunto. Toda esta parafernalia burocrática del poder, siguiendo a Foucault, que cosifica y somete al ser al dominio de las cosas, como señala Heidegger, termina siempre en que la educación cambia, pero no mejora. Se supera, pero no enseña, y no produce seres críticos ni reflexivos. Vale rescatar como siempre, al último bastión de la esperanza, aquellos docentes que sí enseñan, y que tratan de hacer pensar a los jóvenes, que les muestran que puede haber un futuro mejor. En definitiva, ninguna planilla mide en lo más mínimo, el desempeño de un educador. La tarea de enseñanza se mejora en la misma práctica, en el día a día, y hay muchos profesores que cada jornada se ponen la 10, en términos futboleros, y sacan a relucir sus condiciones de cracks en cada clase. Para ellos, que pueden sentirse estafados o ninguneados en su trabajo en algún momento por el concepto docente, hay que decirles que, a las cuestiones circenses, no vale la pena rendirles importancia mayor al de un espectáculo de ese tipo.

Carlos Manuel Vicente

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s