LA DIGNIDAD HUMANA NO ES EL TRABAJO, ES LA LIBERTAD.

Chicago, Estados Unidos, 1 de mayo de 1886. Unos 200 mil trabajadores protestan en forma pacífica, reclamando por una jornada laboral de ocho horas. La policía, guardiana del capital, reprime con violencia. Incidentes obvios, de personas humanas que se defienden ante la agresión, pasarán a la historia como los “incidentes de Haymarket”. Un juicio injusto tiempo después, reivindica a los patrones industriales y condena a prisión a tres trabajadores, y a la muerte a otros cinco, por haber cometido el crimen de intentar conseguir derechos que no tenían. Cadena perpetua y trabajos forzados, acompañaran el resto de sus vidas a Samuel Fielden, Oscar Neebe y Michael Schwab. De los restantes, Louis Lingg, se suicida en el calabozo. Los demás, George Engel, Adolf Fischer, Albert Parsons y August Spies, caminan hasta la horca, portal a la inmortalidad. El Congreso Obrero Socialista, en la Segunda Internacional, ocurrida en París en 1889, decide recordar aquel día por siempre, como el de los “Mártires de Chicago”, y el Internacional de los Trabajadores. Es la única celebración universal, aunque como debía ser, en algunos países de fuerte industria como EE.UU., no se festeja.

“El trabajo dignifica”, es una frase fácil de soltar para muchos, difícil de aceptar para otros tantos, pero que encierra más injusticia y contradicción que otra cosa. Trabajar hace que el hombre se funda con la naturaleza, que elabore elementos para su vida, para una existencia mejor, para desarrollar su potencial intelectual, para traducir en la práctica las brillantes ideas de la imaginación humana, para poner en manifiesto su libertad y a través de ella volverse digno de su ser. ¿Eso hacen los trabajadores cada día en el presente mundo capitalista? Los individuos vagan de un empleo a otro, pocos trabajan en lo que les gustaría, y los que lo hacen, no reciben los salarios correspondientes. Muchos no tienen trabajo, y muchos son invitados a no trabajar a cambio de una vida licenciosa. Las estructuras de pensamiento de nuestra sociedad, se mueven en dos sentidos opuestos pero que al final se juntan, contradiciendo leyes matemáticas. El trabajo es dignidad, y hay que hacerlo para que el país crezca, pero también es mejor no laburar tanto, porque hay que disfrutar la vida; son las dos escuelas filosóficas del laboro, que se hermanan en la condición de ser garantes de la clase dominante, que incrementa sus arcas, mientras los burros de carga siguen produciendo. ¿Cuándo comenzaremos a ser críticos? ¿Cuándo levantaremos la bandera de la libertad, en busca de mejores salarios, de trabajos dignos de verdad? ¿Cuándo pediremos mejor educación? ¿Cuándo saldremos a la calle a hacer el futuro?

La actualidad marca que los trabajadores argentinos no son libres. No son libres de elegir la mejor educación para sus hijos, con lo cual minan sus posibilidades. No son libres de utilizar su tiempo para lo que deseen, porque siempre hay que hacer horas extras. No son libres de pensar, porque la realidad no los deja y les ata las neuronas. En la libertad individual esta la dignidad humana, pero en la libertad colectiva esta la dignidad de la humanidad futura. El trabajo debe ser una herramienta de transformación de los seres humanos, una puesta en servicio de un futuro mejor, de una sociedad justa, fraterna e igualitaria. El día de los trabajadores debe ser una jornada de celebración, pero ante todo, de reflexión y toma de conciencia de que, tan sólo en forma unida y solidaria podremos construir una nación libre, para las generaciones que vengan.

Prof. Carlos Manuel Vicente

martires de chicago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s