LA LEYENDA DE LA MUJER DORADA

En las penumbras, ella viajaba solitaria. Hacía tiempo la buscábamos, sin saber bien de que se trataba. Una mujer de oro, que escondía los secretos del universo en sus labios, decía la leyenda. Éramos jóvenes imberbes, lanzados a la aventura en tierras desconocidas. Entre piedras y cerros, en las hondonadas del valle, le seguíamos el rastro. A veces nos sonreía en sueños, a veces despiertos, creíamos verla. Después de noches cerradas y días fatigosos, conseguimos cercarla en un algarrobal centenario. Ninguno podría contar la historia, nadie sobrevivió, al misterioso regalo.

Carlos Manuel Vicente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s