ILUSIÓN

 

Cuando se derrame por fin la noche eterna,

Sobre los vastos prados del valle verde,

Urdiendo sombras y espíritus vagabundos,

Nacerá la luz en el abismo de mi corazón.

 

Insondables presunciones nos encadenan,

A la existencia del indeciso universo mortal,

Del agua del rio cristalino no has de beber,

Navegan con ella las balsas de la perdición.

 

En los vahos viaja mansa una quimera extraña,

Buscando echar raíces en las mentes solas,

Cual cazador sigiloso en busca de su presa,

Amarras de pasiones sostienen mi razón.

 

Huesos se levantan de sus tumbas de piedra,

Raquíticos fantasmas de carne disecada,

Caminan parloteando agoreras profecías,

Ofreciendo el elixir de muerte y desolación.

 

He de perecer escapando hacia el futuro,

Incansable búsqueda de la última verdad,

Ahogado en el sueño de una pasión sin miedo,

Atrapado en la esperanza de una nueva ilusión.

 

Carlos Manuel Vicente

 

flor-en-el-desierto

¿QUÉ ES EL TIEMPO?

¿Qué es el tiempo?

¿Acaso es esa dimensión que da sentido a las otras?

O quizás sea un simple truco de nuestras conciencias,

Que nos engaña ante cada pestañear.

¿Por qué pasado, presente y futuro?

¿No vivimos en un instante tras otro sin más remedio?

Los recuerdos a veces parecen trampas a la vista,

De las cuales no se puede escapar aun queriendo.

¿Por qué seguimos adelante?

¿Por qué no quedarnos anclados en una sola costa?

Ansiamos lanzarnos a las bravías olas,

A buscar nuestro destino y la libertad del viento.

¿Por qué pensar en la muerte?

¿No es la vida la que nos somete?

En el fondo del espíritu yace la incógnita eterna,

Y en nuestra aguzada percepción de sentidos la respuesta.

¿Por qué detenernos?

¿Cuál es el sentido de viajar con el tiempo?

Cada grano de arena insignificante huyendo por el reloj,

Es una más de miles de esperanzas de existencia.

 

Carlos Manuel Vicente

 

parar-el-tiempo-1600x914

AGUACERO

Escucha cómo el silencio te habla,
Llamando a tu conciencia a despertar.
Cuando el frenético girar del mundo cesa,
Y tan sólo el canturreo gris del agua cae.
Huele la hierba en esa inmersión fabulesca,
Que lleva a las mañanas hondas del pasado.
Siente el aire plomizo que envuelve el alma,
Capta el peso de tus sentires en el pecho.
Y en tus pulmones, cargados del aire húmedo,
Brota la esperanza de un nuevo crepúsculo.
Escucha cómo las nubes del sur te hablan,
Y las aves se sacuden bajo las hojas.
Concibe el mundo frenar su camino indefectible,
Dejando un espacio temporal sin sentido.
Rompe con tus preceptos por un paréntesis,
Escribe esas palabras que soñaste ayer.
El manto cristalino pronto se marchará,
Resurgiendo el verde esmeralda a las pupilas.
Espera al sol alzarse sobre los cerros del este,
Tirando de sus rayos una nueva ilusión.
Carlos Manuel Vicente
aguacero