LA PEOR PESADILLA

Voy a contarles mi historia más terrorífica. Anoche, cuando apagué la luz de mi habitación y mis ojos cayeron en el sendero profundo de los sueños, terminé llegando a un lugar incomprensible. Las aves silbaban alegres en los árboles y la brisa traía el aroma dulce del río que canturreaba ladera abajo. Los niños reían con las miradas desbordantes de felicidad, y los adultos en rondas hablaban sobre la libertad. El cielo diáfano, como el que jamás había visto, era el plano perfecto donde el sol brillaba resplandeciente. De pronto fui feliz y la dicha se apoderó de mi humanidad. Sin embargo, cuando las personas se percataron de mí, parecieron darse cuenta que provenía de otro mundo. Era como si supieran que yo no pertenecía a aquel sueño, y podía notar el temor que les provocaba mi sola presencia. Me expulsaban con la vista, cada uno de ellos me invitaba a marcharme. Temí y corrí con todas mis fuerzas mientras me escoltaban, pero sin hacerme más daño alguno que el de la lanza hiriente de sus pensamientos que calaba mi consciencia. Fue entonces que tropecé y desperté, en este mundo, de nuevo en esta sociedad, en esta pesadilla permanente.

Carlos Manuel Vicente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s