EL NARRADOR DEL DEMONIO

Oscuras conciencias, que gobiernan la tierra y a los hombres. Fuerzas ocultas, más allá del entendimiento; lejos de la luz. Mirar en esos ojos negros, cual abismo infinito, hacen verse hacia adentro en un reflejo fantasmal. Leguas desandadas, con los pies descalzos, lastimados después de tanto trajinar. Las llagas en el espíritu, y el viento que sopla sobre mi cara, con el aura de inmemoriales historias que persisten allí, y quieren ser contadas. Necesitan una voz, un narrador que las guíe a los oídos de quienes quieran servir. Hace tanto que el señor de la luz golpeó a mi puerta, aquella noche perdida en el pasado, pero presente en mi conciencia perturbada. A veces quiero alejarme, nadar en las gélidas y azules aguas del mar; desfallecer, y tan solo caer hasta donde nadie ha llegado jamás. Pero es su sonrisa perversa, la que alienta a mi corazón enfermo a continuar. Las voces se alzan, en un eco de caos y perdición, buscando dictarme los versos más tristes. Mi pluma está hecha de sangre, y despide alegorías profanas que carcomen los huesos de los débiles. Las historias que cuento se alimentan de la bilis de los muertos, de sus sueños harapientos, de todo aquello que perdieron por no rezar. El mal, es una energía que se disfraza en la forma de las mejores intenciones. No me escuches si me cruzas. No me prestes atención, si en algún momento me atravieso en tu camino. No leas mis cuentos si quieres sobrevivir, o mejor dicho, si quieres algún día morir, en paz.

Carlos Manuel Vicente

 

CAM01136 b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s